it's ok, not to be ok!

Me dije a mí misma que no necesitaba intentar cambiar nada porque estaba perfectamente bien con como estaban las cosas.

Cuando en realidad estaba abrumada con todo cambiando a la vez.

Aprendí el significado de lo que es vivir una vida con balance de mente, cuerpo y alma. Y es lo que he estado poniendo en práctica todo este tiempo

Y fue así como me di cuenta que a veces olvidamos que lo importante y más bonito de todo es estar bien con nosotros mismos.

Busco aprender a cuidar todas las relaciones en mi vida.

Tengo muy presente todas las cosas que tengo que trabajar en mí.

Siempre teniéndome como prioridad N°1. 

Porque la vida está sucediendo constantemente a nuestro alrededor, lo queramos o no, aunque no estemos realmente preparados. Las cosas buenas y malas no siempre ocurren cuando planeamos que lo hagan.

A veces las cosas buenas o las oportunidades también pueden ser abrumadoras.

El crecimiento constante puede ser agotador.

Aunque todo parezca ir de maravilla asegúrate de tomarte tu espacio para respirar.

Cuando sientas que la vida avanza demasiado rápido, tomate el tiempo para detenerte y respirar. No solo está bien no estar bien, sino que también es importante ponernos como prioridad.

A pesar de que hay situaciones difíciles de afrontar, recuerda darte el tiempo para aceptar tu nuevo presente.

Recuerda que está bien, no estar bien.

Todos tenemos sentimientos. Y a veces está bien no estar bien. Está bien tener que tomar un descanso, está bien no ser perfecto.

Recuerda que tus emociones importan, y nunca te sientas avergonzado por sentirte de cierta manera.

¡Tus sentimientos son reales y válidos!

Recuerda que los retrocesos no te definen y mucho menos tu pasado. Si te caes, sigue practicando para recuperarte.

Todos caen.

Es lo que haces con eso lo que importa.

Con todo el amor del mundo,

 
Sin título-18png-01.png
IMG_3848.PNG